volver

Mercedes Marín, una escritora en tiempos de la construcción de la Nación

Memoria Chilena presenta una actualización del minisitio dedicado a la primera escritora y poeta de nuestro país, esta vez para dar cuenta del contacto e intercambio que la autora tuvo entre intelectuales, políticos y artistas de la época.

Mercedes Marín Recabarren (1804-1866) -quien firmó algunas de sus obras como Mercedes Marín del Solar- desarrolló su actividad intelectual durante los primeros años de la República. Descrita como una mujer extraordinariamente ilustrada para su época, la autora es considerada como la primera escritora y poeta chilena. Esas primeras obras escritas por una mujer se presentaron en el primer minisitio que Memoria Chilena le dedicó a la autora, en 2006. Ahora, una nueva investigación digitalizó un total de 1146 páginas de volúmenes de la sección Chilena y Sala Medina de la Biblioteca Nacional para profundizar en otro aspecto pionero de Mercedes Marín: su activa participación en la esfera pública poscolonial.

El minisitio aborda la obra amplia que desarrolló Mercedes Marín en el período de emancipación nacional y su distinguido rol tanto en el ámbito literario como moral. A las obras poéticas que se presentaron en la primera versión del minisitio, se suma la digitalización de Poesías de la señora Da. Mercedes Marín de Solar (1874). El libro recopilatorio fue editado por el hijo de la autora, Enrique del Solar, y contiene una selección de poemas y una introducción escrita por el editor en donde se presenta un esbozo biográfico de la escritora en donde se resalta su carácter moral y religioso.

La investigación refuerza la posición de Marín como figura del romanticismo chileno y vinculada con la construcción ideológica de la Nación. Dos nuevas cápsulas abordan textos que escribió sobre la vida de personajes públicos y familiares: Homenaje de gratitud a la memoria del benemérito Ministro Don Diego Portales (1837), es un texto de carácter elegíaco y laudatorio que fue publicado en El Araucano a casi dos meses del fusilamiento de Portales. Fue publicado por primera vez en El Araucano, diario dirigido por Andrés Bello -partícipe de las célebres reuniones intelectuales que organizaba Mercedes Marín en su hogar- bajo la firma de "Una señora chilena". El minisitio también incluye la digitalización de la compilación que incluyó el escrito, América poética: coleccion escojida de composiciones en verso /escritas por americanos en el presente siglo (1846).

Canto fúnebre a la memoria del ciudadano José Romero (1858) fue un poema escrito con motivo del fallecimiento del llamado "zambo peluca" o "Peluca", un hombre que inició su carrera militar a los trece años en el puesto de tambor y que luego ascendió a tambor de órdenes y fue parte de varias campañas de guerra en 1813, bajo las órdenes de José Miguel Carrera.

Otra cápsula está dedicada a retratos y elogios que escribió sobre la vida de figuras públicas del siglo XIX. Dos de ellos, dedicados a José Gaspar Marín, su padre, y Manuel Vicuña, primer arzobispo de Santiago, fueron publicados en la Galería Nacional o Colección de retratos de hombres célebres de Chile (1854). En ese libro, Marín fue la única mujer colaboradora. Memoria Chilena también digitalizó el texto Rasgo biográfico que consagra a la memoria del arcediano don José Miguel del Solar, por una persona de su familia (1847).

La preocupación de la autora respecto de la religiosidad se presenta en el libro Escepticismo y fe: leyenda religiosa (1867), un texto que se publicó al año siguiente de su muerte y que la autora dejó inconcluso. En el libro póstumo, su hijo Enrique del Solar incluyó versos de su autoría, según él, debido a la solicitud de Marín de que él completara la narración.

Un año después de la autora, Miguel Luis Amunátegui también publicó Da. Mercedes Marín del Solar (1867). Gran parte de lo que se conoce sobre la figura de la autora está basado en la información que entrega en este libro, que en cinco secciones da cuenta de: las características personales de Marín y sus méritos; su formación; su visión sobre la educación de las mujeres, su trabajo caritativo, su patriotismo y su religión; su trabajo como poeta; y las circunstancias de su muerte. Una sección de ese libro es abordada con más atención en la cápsula Plan de estudios para una niña. Este escrito -que la autora no publicó en vida- solo fue dado a conocer por Miguel Luis Amunátegui. En el plan, la educación de las niñas debía darse en el espacio privado del hogar familiar, con la madre como guía del proceso de formación dentro de una familia republicana. La madre, entonces, se configura como una mujer instruida en función de transmitir a sus hijos los valores cívicos.

La relación de Mercedes Marín con sus hijos, Enrique del Solar y Amelia del Solar, es un aspecto que pudo ser relevado en esta nueva investigación. Ambos fueron escritores: Enrique estuvo a cargo de compilaciones y ediciones de la obra de su madre, mientras que la vida y obra de Amelia motivó una investigación específica que se publicará como minisitio en mayo 2022.


Revisa nuestro anterior minisitio:

Revista Sud-América (1873-1874): Esta publicación científica y literaria de orientación liberal se publicó entre 1873 y 1874. Fue dirigida por Daniel Riquelme Venegas (1857-1912) y Luis Salinas Vega. En ella colaboraron varios de los integrantes de la Academia de Bellas Letras (1873-1881) con publicaciones de corte histórico, social, filosófico y literario.