volver

Premios Nacionales de Historia: pensando Chile frente al Bicentenario

Los Premios Nacionales de Historia , Ricardo Krebs, Sergio Villalobos, Mario Orellana, Mateo Martinic, Lautaro Núñez y Jorge Hidalgo se reunieron en la sala de Lectura del Archivo Nacional para reflexionar en torno a Chile del Bicentenario.

24 de Noviembre 2005. Archivo Nacional.


"Mientras más pienso Chile, más lo amo" es la frase con la que el historiador Ricardo Krebs puso fin a su intervención en el seminario "Los premios nacionales frente al bicentenario: pensando nuestro Chile",

En el encuentro, los seis premios nacionales de historia abordaron diversas temáticas como el centralismo y unidad cultural; la identidad cultural y la pérdida de identidad, el esfuerzo constitucional de la Nación y el Estado, entre otros.

Sergio Villalobos destacó en su presentación la importancia de las elites en la formación de un estado centralista y caracterizó a Chile señalando que "es un país centralista en todo, hasta en el clima. Nace bajo un gobierno central poderoso, cuyo poder nadie discute". También se refirió a la unidad de los chilenos frente a las vicisitudes graves y, recurriendo a Ortega y Gasset, manifestó que "una nación sumida en su éxito proviene de la conciencia de una tarea en común".

Desde el enfoque de la arqueología, el historiador Mario Orellana, rescató una mirada en la que "los hechos del pasado producen consecuencias que generan cambios, transforman y se relacionan con el futuro". Orellana agregó que los problemas que ahora nos preocupan, si no son solucionados generan un mañana inestable y, en este contexto, se refirió a la identidad multicultural (lenguaje, tradiciones, fiestas religiosas) "Siento que hay distintas y notables realidades y si no nos damos cuenta que ellas existen pueden conformar un futuro inestable", afirmó el Premio Nacional de Historia.


La directora del Archivo Nacional, María Eugenia Barrientos, expresó que este encuentro es muy significativo para el Archivo que vive en función de la investigación de los historiadores, quienes "por función, por trabajo y por estudio, tienen la misión de poner las informaciones y documentos en valor, son ellos los que los critican, los que los analizan, los que reflexionan, los que interrogan y los que los problematizan". Por ello, concluyó, "tenemos el privilegio de tener aquí el pensamiento historiográfico acumulado, lo que no ocurre todos los días, ni siquiera todos los años y tenemos que aprovecharlo al máximo".