Subir

Nuevas lecturas de Jaula gruesa para el animal hembra

En mi tiempo yo ya pensaba en los derechos de la mujer y la manera en que uno podía hacerse a sí misma

(Galaz, Alicia. Trilce, número 28, julio, 2010, p. 34)

En la actualidad la figura de la poeta, académica y crítica literaria Alicia Galaz Vivar ha sido objeto de nuevas lecturas que reconocen tanto su trascendental papel como agente cultural en el Norte Grande de Chile como su trabajo poético.

Durante los años 2010 y 2011, en los números 28 y 31 de la revista Trilce se publicó un conjunto de textos que examinaban el legado de Galaz en sus distintos aspectos, desde su obra crítica y ensayística hasta su obra poética. En ellos, la irrupción de la revista Tebaida Chilepoesía, su larga carrera académica o su trabajo crítico sobre Luis de Góngora y Argote marcaron hitos de importancia. Asimismo, su poesía y, en particular, la publicación de su primer libro han sido vistas, en el contexto teórico contemporáneo, con nuevos ojos.

Para Emma Sepúlveda, Galaz fue una "pionera en destacar temas silenciados", como la ilegalidad del aborto y la liberación sexual de las mujeres: "Muy pocas poetas escribieron tan agresivamente sobre algunos temas que afectaban a la mujer en la sociedad opresiva chilena de los años 60 y 70" (Sepúlveda, Emma. "Compañera y no esclava: Jaula gruesa para el animal hembra de Alicia Galaz". Trilce, número 28, julio, 2010, p.21).

Leídos desde perspectivas de género o bajo conceptos como el de "transculturación", los poemas de Jaula gruesa para el animal hembra parecen encontrar una legibilidad que en su contexto inmediato de publicación no tuvieron, sobre todo respecto de los temas que concernían a una diferencia específica de la mujer como sujeto histórico.

Poemas como "Hembrimasoquismo", "Persistencia del subdesarrollo" o "Mi madre me tortura en la punta de la silla", según Mar Inestrillas, exceden "las expectativas de la literatura femenina chilena, al crear un tipo de discurso poético que transforma en espacio público la esfera íntima de la experiencia sexual femenina" ("Eros y Thánatos en la poesía de Alicia Galaz-Vivar". Trilce, número 28, julio, 2010, p.14).

En un tiempo en el que el trabajo de las escritoras era concebido, según Dave Oliphant, como la expresión "de una toma de conciencia de sus propias voces y de temas exclusivos de la mujer" (Oliphant, Dave. "Rememorando la historia literaria con Alicia Galaz". Trilce, número 28, julio, 2010, p. 11), los poemas de Jaula gruesa para el animal hembra -a partir de estrategias de denuncia de la represión vivida por los sujetos femeninos en su entorno familiar, social y político- se hacen cargo de esta necesidad de la época para presentar "una perspectiva femenina y feminista de la sexualidad de la mujer" (Inestrillas, Mar. "Eros y Thánatos en la poesía de Alicia Galaz-Vivar". Trilce, número 28, julio, 2010, p.18).